¿Miedo al dentista? Tenemos la solución

¿Miedo al dentista? Tenemos la solución

Miedo, la Real Academia de la Lengua lo define como una perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario.

La sociedad actual vive inmersa en el miedo: miedo a los aviones, ascensores, a la oscuridad, a las alturas, a salir a la calle, a fracasar, a no ser recompensados, a las agujas, al ruido, etc.

Sabemos que las fobias son aprendidas por el ser humano, que la mente tiende a desarrollar miedos irracionales en situaciones que, a priori, no suponen peligro.

La fobia dental es uno de los miedos más populares, una experiencia traumática, o los comentarios de amistades o familiares, hace que se acceda a la clínica hipervigilante y pendiente de cualquier estímulo, lo que aumenta la ansiedad y el miedo.

El miedo es señalado por muchos pacientes como el motivo para no acudir de forma regular al dentista, lo que dificulta la atención odontológica de gran número de pacientes, e incluso llega a impedir el tratamiento dental de algunos individuos agudizando las enfermedades bucodentales.

La angustia que despierta el tratamiento odontológico es de tipo emocional, pues nada de lo que acontece explica la ansiedad que produce, ni las reacciones que se observan en algunos pacientes.

Para vencer al temor es imprescindible buscar la explicación, ser conscientes de a qué se tiene miedo, no evadir el problema sino enfrentarse a él con decisión.

En Alser Dental sabemos que la confianza es básica por eso no dudes en hacer todas las preguntas que tengas sobre tu estado de salud bucal, tratamientos alternativos, tratamientos para la ansiedad, los costes del tratamiento, lo que puede durar cada sesión… eliminar las dudas, saber que pasos se van a dar, te ayudará a superarlo.

La odontología moderna ha mejorado gracias a los avances tecnológicos, es probable que si no es 100% libre de molestia, no está lejos de serlo.

No seas esclavo del miedo, que no decida por ti, en Alser Dental te ayudamos, pregúntanos y convierte la visita al dentista en un hábito.

Ana Serrano

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.