¿Qué tipos de bruxismo existen?

¿Qué tipos de bruxismo existen?

El bruxismo aparece ya en La Biblia, donde se encuentran referencias indirectas al hecho de “apretar y rechinar de dientes” pero, es a comienzos del siglo XX cuando aparecen referencias en la literatura. La Academia Americana de Dolor Orofacial lo define como: “actividad parafuncional diurna o nocturna que incluye apretar, juntar, golpear o rechinar los dientes”.

El bruxismo es la forma más conocida de las llamadas parafunciones. Se entiende bajo este concepto las actividades del sistema de masticación que no tiene ningún “propósito funcional”. O lo que es lo mismo, masticar sin ningún fin como el de triturar alimentos. Entre las parafunciones como el rechinar los dientes, se encuentran también morderse el lado interior de las mejillas, los labios y la lengua y masticar objetos como, por ejemplo, las uñas o un lápiz.

Hay estudios que revelan que hasta el 80% de la población está afectada por el hábito del bruximo, no hay una diferencia significativa entre hombres y mujeres, pero que son más las mujeres que acuden al dentista a recibir tratamiento, en una proporción de 7:1.

Existen varias clasificaciones del bruxismo atendiendo generalmente a la hora del día en que se produce y a la forma en la que se realiza.

Bruxismo

 

Según cuando se realiza:

  • Bruxismo diurno (en vigilia). Se define como el apretamiento o frotamiento de los dientes, a veces inconsciente, pero, generalmente, consciente. Suele estar relacionado con otros tics o manías como comerse las uñas o morderse los labios, y es frecuente que se produzca cuando se está concentrado: trabajando, estudiando e incluso conduciendo.
  • Bruxismo nocturno (del sueño). Totalmente involuntario. Se produce mientras se duerme. Puede tener lugar por apretamiento o fricción y puede ser el causante del cansancio muscular o dolor de cabeza que aparece al levantarse de la cama y de la contractura de los músculos del cuello.
  • Bruxismo diurno y nocturno. Tiene lugar en cualquier momento del día, es el más dañino y el que provoca mayores problemas.

Según la forma en que se realiza:

  • Bruxismo céntrico o de apretamiento. Se aprietan los dientes por una contracción muscular. Estos no llegan a desgastarse, pero la mandíbula tiende a cargarse en exceso, provocando contractura muscular asociada a molestia y dolor.
  • Bruxismo excéntrico o de frotamiento. Los dientes rechinan produciendo un desgaste dentario mayor, aunque los dolores de tipo muscular apenas son apreciables.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.