¿Por qué huele mal mi mascarilla?

¿Por qué huele mal mi mascarilla? 2 posibles causas

Ahora que la población ha empezado a usar mascarillas habitualmente, surgen 3 quejas principales, son incómodas, dan calor y huelen mal, siendo esta última la que se repite cada vez más en redes sociales. Pero realmente, ¿es la mascarilla lo que desprende un olor desagradable o es nuestro aliento? 

Si el uso es el adecuado, la mascarilla no huele mal, ya que están hechas de un material que al venir de fábrica no huele.

Entonces, ¿por qué huele mal mi mascarilla? Alser Dental te lo resume en 2 causas :

1.- Por un uso inadecuado:

Debemos tener en cuenta que su función es evitar que las pequeñas gotas que salen de nuestra boca se queden suspendidas en el ambiente. Esos restos de saliva se quedan retenidos en la mascarilla y al secarse pueden generar un olor desagradable. Cuando hablamos de mascarillas quirúrgicas, que son las recomendadas para la población general, su vida útil es de 4 a 5 horas, las FFP2 su durabilidad es mayor, de unas 24 horas, pero si superamos esa indicación, se saturan y dejan de filtrar y el olor fuerte se incrementa. Para evitarlo hay que darle el uso para el que están programadas.

2.- Por halitosis o mal aliento:

Ese olor fuerte suele estar relacionado con casos de halitosis vulgarmente llamado mal aliento, del que ahora, al utilizar mascarillas, somos más conscientes. Según datos de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración, el 30% de la población adulta padece o ha padecido en alguna ocasión halitosis o mal aliento.

Causas de ese mal aliento:

  • El 90% de los casos está relacionado con problemas de la cavidad oral, la causa principal suele encontrarse o en la lengua (quedan retenidos restos de alimentos en las papilas) o en las encías (si tenemos infección que habitualmente no duele, que es la enfermedad periodontal).
  • El 10% suele estar relacionada con causas sistémicas, es decir con enfermedades.

Por ejemplo las personas con una diabetes mal controlada pueden tener un aliento que recuerda a manzanas podridas. En el caso de problemas gástricos los nitratos pueden dar un aliento característico, al igual que si se padecen problemas hepáticos o renales.

Pacientes con problemas respiratorios como roncadores, respiradores bucales o padecer apnea del sueño.

Personas que siguen dietas muy estrictas y entran en “cetosis metabólica” también presentan mal olor bucal.

También puede ser un mal aliento puntual debido a la ingesta de algunos alimentos, como por ejemplo el café, el ajo, el pescado, los huevos o la cebolla generan olores desagradables en nuestra boca que en algunos casos pueden llegar a permanecer hasta 72 horas, incluso aunque nos cepillemos la boca. Para contrarrestar puedes ingerir otros productos como manzana, perejil, limón o zanahoria. El agua también ayuda.

¿Cómo puedo evitar el mal olor de mi boca?

Visto que en el 90% de los casos el problema es bucal los profesionales de Alser Dental te recomiendan revisar la boca para esclarecer la causa de tu problema y así, sabiendo la causa, podemos ayudarte a encontrar la solución. Alser Dental sigue contigo para que tú y tu familia tengáis la más sana y bonita de las sonrisas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *