¿Sabes cómo influyen los alimentos en nuestros dientes?

¿Sabes cómo influyen los alimentos en nuestros dientes?

Alimento bueno o malo

Alimento: es toda sustancia ingerida por los seres vivos con fines nutricionales, sociales y psicológicos.

  • Nutricionales: porque nos proporcionan energía para el mantenimiento de las funciones fisiológicas.
  • Sociales: sobre todo en países mediterráneos nos reunimos para comer, cenar, tomar tapas… favoreciendo la comunicación, el establecimiento de lazos afectivos, las conexiones sociales y la transmisión de la cultura.
  • Psicológicos: Mejora la salud emocional y proporciona satisfacción y obtención de sensaciones gratificantes.

Desde que nacemos, la alimentación ejerce una influencia decisiva sobre nuestro bienestar y salud.

Hoy en día los medios de comunicación nos atacan con artículos de alimentos con etiquetas de: Es bueno. Es malo.

No hay alimentos buenos o malos en sí mismo, todos tienen cosas buenas y a la vez pueden llegar a perjudicarnos, cada persona tiene unas circunstancias y situaciones distintas.

Una misma persona no puede comer lo mismo si vive en una zona fría o cálida, si su trabajo requiere esfuerzo físico o es sedentario, si hacer deporte o no, si se limpia los dientes o no, si es un bebé, adolescente o adulto.

Todos los alimentos son necesarios, hay que tomar cada uno en su medida y mantener una buena higiene dental después de consumirlos.

A los dientes también les afecta la alimentación, unos alimentos les benefician y otros no tanto, esto no quiere decir que no se puedan consumir, sino que habrá que hacerlo menos veces, en menor cantidad y limpiarse con técnicas de higiene dental apropiadas.

Alimentos que aportan beneficios:

  • Leche y derivados: ricos en calcio, fósforo, vitaminas A, D y B esenciales para unos huesos fuertes, además contiene caseína, proteína que junto al calcio fortalecer el esmalte dental.
  • Frutas y verduras: como manzanas, zanahoria, apio y verduras de hojas verdes requieren mucha masticación, lo que estimula la secreción de saliva. La fresa contiene xilitol y ácido málico que contribuye a blanquear los dientes.
  • Alimentos ricos en fibra: como cereales integrales y legumbres, promueven la producción de saliva.
  • Frutos secos: ricos en magnesio, mineral útil para reforzar la estructura dental.
  • Alimentos sin color: como arroz blanco, carnes, pescado blanco etc. Al carecer de pigmentos no tiñen.

Alimentos que aportan menos beneficios:

Los dividimos en tres grupos:

  • Los cariogénicos: es decir que favorecen la aparición de caries y otras enfermedades dentales. Como son golosinas, frutas deshidratada y dulce por su alto contenido en azúcar y los hidratos de carbono complejos como patatas fritas, pan, galletas o pasta.
  • Los que erosionan los dientes: provocando caries y sensibilidad. Bebidas carbonatadas y azucaradas , los cítricos como el pomelo, limón, lima, naranja. También hay que incluir ciertos medicamentos que contienen sustancias ácidas. Para seguir beneficiándose de ellos recomendamos enjuagar la boca después de consumirlos y esperar 30 minutos para cepillar los dientes.
  • Los que tiñen los dientes: el café, el té rojo y negro, el vino, zumos de frutas de color oscuro, salsa de soja, vinagre de Módena, remolacha, etc.

Precauciones a seguir:

  • En los cariogénicos y los que tiñen los dientes, no excederse en la ingesta y lavar los dientes nada más ingerirlos.
  • En los que erosionan, aunque lo repita por su importancia, enjuagar con abundante agua para neutralizar la acidez y esperar para cepillar.
  • En los que tiñen evitar el exceso y cepillarse lo antes posible después de su ingesta.

En Alser Dental os recomendamos:

  • Beber agua: una boca hidratada aumenta la cantidad y calidad de la saliva (elemento protector de la boca tanto a nivel mecánico como inmunológico), y ayuda a arrastrar y eliminar bacterias y sustancias agresivas para la dentadura.
  • No olvidar que la alimentación no es sólo nutrición, cuidar también el factor social y psicológico, es muy importante para una salud integral.
  • Limpiar la boca después de cada comida con cepillo de dientes e hilo dental o/y cepillo interproximal, se recomienda no picar entre comidas o si se hace lavarse la boca; si no se puede, tomar chicle sin azúcar, activa la producción de saliva y contiene xilitol, componente que posee propiedades anticaries.
  • Y no os olvidéis la revisión, visitarnos al menos una vez al año para ayudaros a mantener una boca sana.

 

Ana Serrano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.